HispanoPlaces

Tu Portal Hispano

© 2003 - HispanoPlaces.com All rights reserved.
Escucha...
Click for Orlando, Florida Forecast
Free Shoutcast HostingRadio Stream Hosting
Mis Relatos
Yoani Sánchez : Una mujer con pantalones
26 de enero de 2009
Yoani es cubana, vive en Cuba y puede hablar no por lo que le cuentan, sino por lo que vive. Conocí de ella cuando apareció la noticia en todos los medios de prensa mundiales de que su trabajo con el “Blog” o bitácora “Generación Y” la hacía merecedora del Premio Ortega y Gasset 2008 para Periodismo Digital.
-Esto no es “cáscara de coco” dije y busqué inmediatamente el Blog para ver el porqué del premio. La noticia la publicamos en nuestra portada de HispanoPlaces.com sin pensarlo dos veces.
Pero resulta para mi concepto hasta más relevante, la negativa del gobierno de los Castro para que ella fuera a España a recoger su merecido premio. Sin quizás pensarlo, la idiotez de ese gobierno hizo que el premio fuera más grande y le daba más fuerza al trabajo de Yoani.
Ella ganó miles de seguidores, incluyéndome, y el gobierno de los Castro ganó más críticas y más opositores, incluyéndome.
Además de ese prestigioso premio se suman: Premio del Jurado en Bitácoras.com 2008 y “Best Weblog –Bob’s Awards- Jury Winner 2008.
Para que puedan percibir de lo que le hablo reproduzco lo que publica hoy, 26 de enero de 2009:
Víctima no, responsable
Podría pasarme el día asustada, escondiéndome de esos hombres apostados allá abajo. Llenaría cuartillas con los costos personales que me ha traído este blog y con los testimonios de quienes han sido “advertidos” de que soy una persona peligrosa. Bastaría con que lo decidiera y cada uno de mis textos sería una larga queja o el dedo acusador de quien busca la culpa siempre afuera. Pero sucede que no me siento víctima, sino responsable.
Estoy consciente de que he callado, que he permitido a unos pocos gobernar mi isla como si de una hacienda se tratara. Simulé y acepté que otros tomarán las decisiones que nos tocaban a todos, mientras me escudaba en el hecho de ser demasiado joven, demasiado frágil. Soy responsable de haberme colgado la máscara, de haber usado a mi hijo y a mi familia como argumento para no atreverme. Aplaudí -como casi todos- y me fui de mi país cuando estuve harta, diciéndome que era más fácil olvidar que intentar cambiar algo. También cargo con la deuda de haberme dejado llevar -algunas veces- por el rencor o por la sospecha, que hicieron mella en mi vida. Toleré que me inocularan la paranoia y en mi adolescencia, una balsa en medio del mar, fue un deseo frecuentemente acariciado.
Sin embargo, como no me siento víctima, me subo un tanto la saya y le enseño mis piernas a los dos hombres que me siguen a todas partes. No hay nada más paralizante que una pantorrilla de mujer cuando le da el sol en medio de la calle. Como tampoco tengo madera de mártir, intento que no me falte la sonrisa, porque las carcajadas son piedras duras para los dientes de los autoritarios. Así que continúo mi vida, sin dejar que me conviertan en puro gemido, en sólo un lamento. A fin de cuentas, todo esto que hoy vivo ha sido producto también de mi silencio, fruto directo de mi anterior pasividad.


¿Qué les parece?
Hace unos días le escribí para felicitarla y le pedí un saludo para nuestros visitantes, y ésto fue lo que nos envió:

-"El mensaje que envío a todos los que visitan su portal es:Explorar nuevos maresSoy una balsera virtual que en las aguas de Internet logra navegar como nunca podría hacerlo en su vida real. Mis textos salen de la interacción con una cotidianidad que es por momentos absurda, frustrante y de la que me siento totalmente responsable. Lo que comenzó como un grito en solitario ha llegado a ser una verdadera plaza pública de discusión y debate. De esa manera Generación Y es hoy un blog donde nunca se pone el sol, donde la polémica y la pluralidad son los vientos que más soplan.Aprovecho pues, para amanecer junto a los lectores de Los relatos de Don Toño y recordarles que al ser isleños, habitar el mar Caribe y compartir un montón de elementos culturales e históricos, ustedes pueden sentir con especial intensidad todo lo que narro en mi bitácora. Léanme entonces para encontrar lo que nos une y lo que nos diferencia. Un abrazo virtual y real,

Yoani
aaaaaaaaaaaaiii